Derivas Urbanas

Derivas Urbanas
“Caminar no nos lleva en principio a ninguna parte luego nos permite llegar a cualquier lugar.”

28 nov. 2017

Unland

LA POÉTICA DEL ESPACIO
Gastón Bachelard

...Tout respire a nouveau
La nappe est blanche.
[... Todo respira nuevamente / El mantel es blanco.]
Rene Cazelles, De terre et d'envoléc, ed. G.L.M., 1953, p. 36.

El mantel, ese puñado de blancura, bastó para anclar la casa en su centro.


Y tenemos calor, porque hace frío fuera. En la continuación de ese "paraíso artificial" sumergido en el invierno Baudelaire dice que el soñador pide un invierno duro. "El pide anualmente al cielo tanta nieve, granizo y heladas cuantas puede contener. Necesita un invierno canadiense, un invierno ruso ... con ello su nido será más cálido, más dulce, más amado..."
p.54

La imagen de esas casas que integran el viento, que aspiran a una levedad aérea, que llevan sobre el árbol de su crecimiento inverosímil un nido dispuesto a volar,
P.63

Levedad
I. calvino
Seis propuestas para el próximo milenio

De rerum natura de Lucrecio es la primera gran obra de poesía en la que el conocimiento del mundo se convierte en disolución de la compacidad del mundo, en percepción de lo infinitamente minúsculo y móvil y leve. Lucrecio quiere escribir el poema de la materia, pero en seguida nos advierte de que la verdadera realidad de esa materia está hecha de corpúsculos invisibles. Es el poeta de la concreción física vista en su sustancia permanente e inmutable, pero lo primero que nos dice es que el vacío es tan concreto como los cuerpos sólidos. La mayor preocupación de Lucrecio parece ser la de evitar que el peso de la materia nos aplaste. En el momento de establecer las rigurosas leyes mecánicas que determinan todo el acaecer, siente la necesidad de dejar que los átomos puedan desviarse imprevisiblemente de la línea recta, con el fin de garantizar la libertad tanto a la materia como a los seres humanos. La poesía de lo invisible, la poesía de las infinitas potencialidades imprevisibles, así como la poesía de la nada, nacen de un poeta que no tiene dudas sobre la fisicidad del mundo.
Esta pulverización de la realidad se extiende también a los aspectos visibles, y ahí es donde descuella la calidad poética de Lucrecio: las partículas de polvo que se arremolinan en un rayo de sol dentro de un aposento a oscuras (II, 114-124); las minúsculas conchas, todas iguales y todas diferentes, que la ola empuja indolente sobre bibula harena, la arena que se embebe (II, 374-376); las telarañas que, cuando andamos, nos envuelven sin que nos demos cuenta (III, 381-390).


"y blanca nieve que cae sin viento"
Cavalcanti











Doris Salcedo
"Unland se compone de tres trabajos distintos pero relacionados: Unland: túnica del huérfano, Unland: testigo irreversible, y Unland: audible en la boca, completado en ese orden. Los tres fueron hechos en respuesta a entrevistas que Salcedo realizó en el norte de Colombia con niños huérfanos que presenciaron el asesinato de sus padres. Cada una de las obras une dos mesas diferentes, creando una forma alargada, con cabello humano y seda cruda cosida laboriosamente a través de miles de diminutos agujeros en forma de folículo perforados en las superficies. Estas mesas fracturadas y desmembradas aluden a una familia y un hogar interrumpidos y rotos, lo que resulta en una vida mantenida unida por los medios más precarios.
El título, Unland, es una palabra inventada por Salcedo para sugerir una sensación de desplazamiento. Se inspira en la poesía de Paul Celan (rumano, 1920-1970), cuyas propias palabras son apropiadas para el subtítulo de cada escultura. Celan es conocido por sus escritos después del Holocausto, una época en la que el lenguaje parecía insuficiente para abordar los eventos traumáticos de esa época y, por lo tanto, requería una reinvención".





Doris Salcedo Untitled, 1995

Disremembered I , 2014

Disremembered_detail-5

Doris Salcedo - Atrabiliarios, 1992 - 2009

Unland- irreversible witness, 1995–98


Unland- irreversible witness (detail), 1995–98




Louise Bourgeois Red Rooms, parents, 1994 

No hay comentarios:

Publicar un comentario